Taking too long? Close loading screen.

!Nos renovamos!

Te damos la bienvenida al mundo de la alimentación consciente

Conócenos

Ahora que tienes esa taza de café (o té, porque aquí no se discrimina por bebida, color, raza o género) empecemos…

Todo empezó por allá en el 2017, más o menos. Estábamos buscando opciones más saludables y como aún éramos estudiantes (o al menos uno de nosotros lo era a tiempo completo), por supuesto económicas. Nos dimos cuenta de que además de que era muy difícil encontrar alternativas que se ajustaran a nuestro presupuesto, muchas veces no teníamos el tiempo necesario para poder ir de compras. A pesar de que encontramos algunas, ninguna se ajustaba a lo que necesitábamos, entonces comenzamos de alguna manera a pensar en las distintas maneras en las que podríamos solucionarlo, pues según nosotros no éramos los únicos.

Así poco a poco se fue formando nuestra idea en la mente y dio comienzo al primer capítulo de esta historia. En ese entonces uno de nosotros trabajaba en desarrollo de tecnología (lo que nos caía pepa) mientras que la otra sólo tenía muchas ideas de sus compras perfectas en la cabeza (demasiadas dirían por ahí). Esta combinación nos llevó a crear nuestro primer E-Commerce, sí, chiros y a punta de imaginación. Para esos días todavía no se instauraban las plataformas de delivery que actualmente conocemos, entonces hacer parte de ese mercado fue difícil, sin mencionar que éramos unos bebés en relación a los productos orgánicos. Pero pues nada, investigamos, leímos, buscamos, viajamos, visitamos y volvimos a investigar, hasta que nos dimos cuenta de que, si queríamos hacerlo bien, necesitaríamos de un espacio físico donde las personas pudieran venir a vivir esta nueva experiencia.

 

 

Nos tomó casi un año más poder hacerlo realidad, pues al ser jóvenes, chiros y nuevitos en el tema aún no podíamos acceder a alguna ayuda financiera que nos impulsara. Lo que nos lleva al capítulo dos de esta historia, cuyos protagonistas son nuestras mamases, papases, familia y amigos (quienes, si están leyendo esto, ¡gracias!). Los unos invirtieron dinero, los otros invirtieron tiempo, entre todos apoyo moral y mucho amor. Fuimos poco a poco, ni para que les contamos, hicimos hasta nuestros propios muebles (ajá, pregúntenles a nuestras manos astilladas). Hablamos con quienes queríamos que hicieran parte de nuestra tienda y pasó algo que habíamos obviado. De alguna manera, nunca habíamos considerado a todos los emprendedores y productos de origen consciente; por eso siempre que hablamos sobre el tema decimos que nuestro Wasi se formó en el camino, porque poco a poco se agregaron los distintos segmentos que hacen parte de nuestra tienda.

Abrimos nuestras puertas el 8 de junio del 2019 en un espacio chiquito que logramos adecuar a punta de sangre, dolor y lágrimas (y sólo por si aún siguen con nosotros, sí, este es el tercer capítulo). No tienen una idea de todo lo que nos llenó el corazón poder recibirlos y crear esos primeros puntos de contacto en nuestra red. La voz se fue corriendo poco a poco y así logramos agrandar nuestra familia.

 

 

Sin embargo, seguíamos siendo unos bebés y confiados de que nada podría pasar ¡Boom! Fuimos víctimas de esa conocida, pero no tan querida viveza criolla. Robaron nuestro espacio no una, no dos, sino tres veces (aquí es cuando empieza a sonar esa melodía triste que está de moda). No lo negaremos, nos dolió muchísimo, pero bueno, lloramos, nos quejamos, nos morimos de la ira, volvimos a llorar, nos sacudimos, nos hicimos una limpia, nos pasamos el huevo y seguimos.

Decidimos entonces pasar de página, ponernos pilas, cambiar de estrategia y crear una nueva logística con la cual reactivamos nuestro servicio de delivery y dimos inicio al cuarto capítulo (ya ven, les dijimos que necesitarían ese café).

 

 

 

Cuando empezamos teníamos un poco de miedo de cómo lo tomarían, sin embargo, una vez más su amor y apoyo fue abrumador pues a pesar de ya no contar con un espacio físico nada cambio entre nosotros -llora de emoción-. Fue así como nos turboactivamos y pasamos de enviar nuestras listas por whatsapp, a enviarlas por nuestro Zoho Forms, ¡a crear nuestra tienda en línea! (que por cierto nos tomó seis meses, el Alma de nuevos colaboradores y una pandemia para lanzar). Así que estos somos hoy en día, un grupo de personas con la historia de muchas otras por detrás, queriendo repartir amor y consciencia por ahí a través de sus canastas con la esperanza de que nuestra comunidad crezca y seamos parte de un mejor Ecuador.

Nuestro quinto capítulo se llama pandemia, también tiene otros nombres como Emergencia Sanitaria, Fin del Mundo, Maldito Covid, Catástrofe del 2020, en fin…lo seguimos escribiendo, como dirían por ahí: “que chuchas”.

 

 

No obstante, no podemos irnos sin responder el ¿por qué Wasi? Pues bueno, no sólo le tenemos un amor profundo a Ecuador, también sentimos un compromiso de hacerlo crecer y que sus raíces se enaltezcan. Es por esto que Wasi, en lengua quechua significa hogar. No sólo es el sentido de que todo lo que existe en nuestra tienda tiene un aporte al mismo, también es el lugar donde se forman las familias y donde tenemos la oportunidad de hacer pequeños cambios para fortalecer nuestra comunidad. Esa frase famosa de nuestras abuelitas de que en las escuelas se enseña, pero en el hogar se educa es lo que queremos alcanzar, porque más allá de tus productos queremos que conozcas las historias detrás del trabajo en la tierra, que te empoderes del cuidado del medio ambiente, que te enamores de tus proveedores y de los emprendedores que hacen posible que algo llegue a tus manos. En Wasi somos pocos y somos muchos, pero sobre todo somos familia.

Elé ya acabamos (por fin) … seguro que el café se enfrió. Ahora que ya te contamos nuestra historia sabes que eres una parte importante de la misma, por eso y más,

¡Gracias!

h
h

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptat accusantium doloremque laudantium. Sed ut

Follow Us Now
Tu canasta: